top of page

¡Deja de Usar Lentes con Cirugía Refractiva! Segura, rápida y efectiva 




La cirugía refractiva es un procedimiento que tiene como objetivo corregir errores de refracción, es decir, cuando la luz no se enfoca correctamente sobre la retina por la forma del ojo. Existen 4 tipos de errores refractivos: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. En este blog, te contaremos cómo la cirugía refractiva puede ayudarte a dejar de usar lentes.


¿Qué es la Cirugía Refractiva?


La cirugía refractiva es un procedimiento ambulatorio que corrige errores refractivos como la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Mediante técnicas láser o de incisión, se modifica la forma de la córnea para enfocar correctamente la luz en la retina, mejorando la visión.


Tipos de Cirugía Refractiva


Uno de los procedimientos más utilizados en la actualidad es la cirugía LASIK. Consiste en el uso de un rayo láser excimer que se encarga de remodelar la forma de la córnea, con el objetivo de mejorar la focalización de los rayos de luz en la retina. Es una cirugía indolora y la recuperación normalmente toma un par de días. 


También hay otras alternativas como la PRK que es una técnica láser que elimina la capa superficial de la córnea y luego la reconstruye con láser. Finalmente, el SMILE, una técnica láser de última generación que utiliza un láser de femtosegundo para crear una incisión en la córnea y extraer un pequeño tejido corneal.

¿Quién es Candidato para la Cirugía Refractiva?


Para ser candidato para el procedimiento LASIK, debes ser mayor de 18 años, no puedes estar embarazada ni amamantando, no debes estar tomando ciertos medicamentos, tus ojos deben estar sanos y con una refracción estable. Si eres miope, deberás posponer el procedimiento hasta que la refracción de tus ojos se estabilice. No está recomendado para pacientes con artritis reumatoide, lupus, glaucoma, infecciones oculares producidas por herpes, cataratas, trastornos de la córnea y de la retina.


¿Cómo puedo saber si soy candidato para la cirugía?


Para saber si eres candidato a la cirugía refractiva, el oftalmólogo realizará una serie de pruebas, como:


  • Examen visual: Se mide la agudeza visual y se determina la graduación de los anteojos o lentes de contacto.

  • Tonometría: Se mide la presión intraocular.

  • Topografía corneal: Se analiza la forma de la córnea.

  • Paquimetría corneal: Se mide el grosor de la córnea.

  • Examen del fondo de ojo: Se examina la retina y el nervio óptico.


Con estos exámenes se pueden determinar si eres candidato, recuerda que hay condiciones para las cuales esta cirugía no está recomendada. 

¿Cómo es el Procedimiento de Cirugía Refractiva?


La cirugía ocular LASIK por lo general se realiza en 30 minutos o menos. A lo largo del procedimiento, el paciente se acuesta boca arriba en una silla reclinable. Es posible que se le administren medicamentos que ayuden a relajarse. Después de colocar gotas anestésicas en el ojo, el médico utiliza un instrumento para mantener los párpados abiertos¹. Durante la cirugía, se pedirá al paciente que se concentre en un punto de luz, lo que ayudará a mantener el ojo fijo mientras el láser remodela la córnea.


¿Existen riesgos asociados a la cirugía refractiva?


Como cualquier procedimiento médico, la cirugía refractiva tiene algunos riesgos asociados, aunque son poco frecuentes. Entre los riesgos más comunes se encuentran la sequedad ocular, la sensibilidad a la luz y halos nocturnos. 


Si estás pensando en esta alternativa para dejar los lentes en el pasado, te invitamos a sacar una cita para realizar una evaluación completa y determinar si puedes realizar este procedimiento. 


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page